Home » Quienes somos » Declaración de FE

Encuéntranos

Dirección
Coronel Souper 4287, Estación Central, Santiago de Chile.

Oficina: +56 2 277 610 33

Email: oficina.nacional@apenchile.cl

Horario de Atención: Lunes a viernes, 8:00AM a 6:00PM

Declaración de FE

Creemos:

  1. Que “Toda Escritura es inspirada divinamente.” Por escritura entendemos todo el libro que se llama LA BIBLIA; que es infalible en su escrito original, y que su enseñanza y autoridad son absolutas, supremas y finales. Que el Espíritu Santo inspiró a los santos hombres de Dios en todo lo que escribieron. 2 Timoteo 3:16; Deuteronomio 4:2; 2 Pedro 1:21.
  1. Que la Divinidad existe eternamente en tres personas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
  2. Que el Señor Jesucristo, en su Personalidad y Deidad, concebido por obra del Espíritu Santo, nacido de la Virgen María, fue verdadero Dios y verdadero hombre.
  3. Que la Personalidad y Deidad del Espíritu Santo son la fuente y el poder de toda adoración y servicio aceptables.
  4. Que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, tal como lo declara la Palabra de Dios, pero la raza humana entera cayó en la caída de Adán.
  5. Que Cristo Jesús se hizo el Sustituto del pecador delante de Dios, y murió en sacrificio propiciatorio por el pecado del mundo entero.
  6. En la resurrección del cuerpo crucificado de nuestro Señor Jesucristo.
  7. Que Cristo, en las abundantes riquezas de Su gracia y en la plenitud de las bendiciones que para nosotros obtuvo por su muerte y resurrección, es recibido solamente por fe.
  8. Que la Iglesia está compuesta de todos los que creen verdaderamente en el Señor Jesucristo como Salvador.
  9. Que todos los creyentes en nuestro Señor Jesucristo son llamados a una vida de separación de las prácticas del pecado.
  10. En la evangelización del mundo.
  11. En la venida personal de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
  12. Que las almas de los que han confiado en el Señor Jesucristo para su salvación, en la muerte pasarán inmediatamente a Su presencia.
  13. Que las almas de los perdidos permanecen, después de la muerte, en la miseria hasta el juicio final del Gran Trono Blanco.
  14. En la realidad y personalidad de Satanás, “la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero”